martes, 4 de noviembre de 2008

Solo te veo en sueños (Quiero que mis días sean noches, para soñarte más)

La casa estaba iluminada, era de noche, sentía un frío que me hacia frotar las manos, aquel frío me transportó a mi infancia podría tener 11 años, cuando pasaba vacaciones en un lugar del mundo, fue un recuerdo corto pero evocador. Volviendo a la realidad; estaba sentado en uno de los muros del patio, unos que estaban cerca de la cocina, las viejas no estaban cerca, la verdad no se porqué, ya que ese era un lugar concurrido por ellas a esa hora.

Me asomé entre las dos puertezuelas que limitan el patio con la sala, y pude ver que Nieves, Brisa y Amor estaban allí viendo televisión, de pronto apareciste tu tras de mi y me tapaste los ojos, tus manos estaban más suaves de lo normal, a tientas agarré tus piernas y luego palpé tu rostro y te reconocí, solté tus manos de mis ojos, giré y te vi, estabas radiante, más bonita, más mujer, y de nuevo me encantaste, o más bien intensificaste el conjuro con el que me tienes loco desde que te conozco.

Llevabas unos jeans, una blusa corta blanca de corte deportivo y unos tenis totalmente blancos. Tal vez era maricada mía pero te veía despampanante, parecías aquellas modelos que las graban con sus cabellos revoloteando en el aire a causa de los abanicos, solo que yo te veía en cámara lenta. Creo que describir lo que siento siempre que me topo contigo a menos de un metro de distancia es tratar de que mis células hablen, tratar que mi corazón traduzca sus latidos, es como gritar que me siento feliz, nervioso, excitado, alegre, contento, embelezado, hechizado, enamorado. Buscar que el sólido nudo que se me hace en la garganta salga y te explique que hay un periodo de ebullición dentro de mi y que no lo puedo calmar. Sencillamente es difícil.

Te estaba mirando fijamente a los ojos y sobre todo tu sonrisa. Creoi que me puedo dormir en tu sonrisa, es más quisiera vivir en ella pues pienso que es el mejor arco labial que he visto en la vida. Y mientras te miraba empezaba a irme del mundo y poco a poco iba entrando en ti, buscando ser uno contigo, pero no, tuve que esperar porque era el momento de actuar. (Y pensar que todo eso pasó en 4 segundos).

No pudimos más y nuestras miradas se acercaban y por instinto juntamos nuestros labios y nos fundimos en un beso profundo, lleno de ternura y delicadeza, mis manos estaban en tu rostro y las tuyas colgaban y algunas veces me agarraban del abdomen. Te abracé fuertemente y nos miramos, era extraño, ya el frío no era frío y justo cuando te iba a hablar una luz encandiló mi vista y te me fuiste borrando, sentí que te me esfumabas de las manos, me sentí indefenso, triste, rabioso, acongojado, solo, burlado, golpeado, engañado, enamorado.

Era la luz de una ventana, estaba en la casa de una amigo donde habíamos tomado la noche anterior, me quedé pensando y mi cabeza daba vueltas y me preguntaba ¿Qué hago con otra persona que no eres tu?, ¿A qué juego?, ¿Será que existe un único amor?, ¿Será que yo viviré para ser tuyo y tu mía?, ¿Si sigo avanzando en esta relación es posible que después esté atado a ella de alguna forma?, O ¿Será que alguien en el mundo está soñando conmigo, pensando en que soy todo para ella, tratando de resolver su vida, su corazón?. ¿Será que tu y yo seremos felices juntos, o tendremos que vivir separados por todos los tipos de distancias que existen? ¿Será que soñaré de nuevo contigo? ¿Será que te sientes igual que yo al no tenerme a tu lado?

Aún no entiendo el amor, pero me haces mucha falta, y te necesito. Sin embargo solo puedo convulsionar y canalizar lo que siento por este medio.

2 comentarios:

Ralf Alf dijo...

Nojoda viejo Dnai, full sincero este exto. Me gusto muchisimo la verdad.

cruz elena dijo...

solo te veo en sueños, quiero que mis dias sean noches ,para soñarte mas